Blog

L_182647_buyers-image-1400x480

WTM 2019: el mercado británico tras el cierre de Thomas Cook

  |   Novetats

Hosteltur. A las puertas de una nueva edición de la WTM de Londres, el mercado británico se presenta cargado de retos. Todos los que ya se sabían antes del 23 de septiembre de 2019, en especial derivados de la prolongada incertidumbre del Brexit, y los que se añaden tras esa fecha en que cayó un gigante de la turoperación para mostrar cómo el sector camina inexorablemente hacia su transformación. Los cambios que esto traerá y el trabajo para reforzar la conectividad centrarán este año la presencia de la mayoría del sector en la WTM 2019. Repasemos algunas cifras.

Según los datos más actualizados del Instituto Español de Estadística (INE), entre enero y agosto de 2019 España volvió a batir su récord de visitantes, recibiendo 58,2 millones, un 1,5% más que el mismo periodo del año pasado según la encuesta Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur). En este periodo, el emisor británico alcanzó los 12,7 millones de visitantes, un 1,8% menos, pero con un gasto turístico de 12.732 millones de euros, subiendo el 1,3%. Reino Unido se mantiene como el principal mercado de origen para España y especialmente para sus hoteles, para los que representó en agosto el 25,4% del total de clientes alojados, con 46,6 millones de noches.

Cabe señalar que en agosto, el mes más importante de la temporada alta, se demostró cómo las ventas de última hora consiguieron convencer al visitante británico de que, un año más, no podía renunciar a sus vacaciones en España. Los hoteles registraron una subida del 0,7% en la cifra de clientes de Reino Unido que sumaron 1,2 millones y 7,3 millones de pernoctaciones.

Son signos de resiliencia que muestran que “España seguirá siendo por décadas el destino favorito de los británicos”, como aseguró recientemente el Gobierno británico a través del agregado económico de su embajada en España, Paul Clark, durante un encuentro profesional en Mallorca. El diplomático recordó en referencia a la incertidumbre creada por el Brexit que el sol, la cultura y la gastronomía española han mantenido a los británicos fieles al país, desde mucho antes incluso de que se integrara la Unión Europea”.

Fue tan solo unos días antes de que se produjera el colapso de Thomas Cook, pero la valoración no ha variado en su esencia. Dos días después de conocerse la noticia, el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott, lanzó un mensaje de confianza sobre las perspectivas del turismo británico en el país. “Sabemos que hay mucha gente preocupada en España por esta situación y somos conscientes de que es un momento difícil”, señaló Elliott, avanzando ya que las perspectivas para los próximos meses “son positivas y hay diversas empresas y turoperadores británicos que están experimentando un crecimiento en sus operaciones”.

Y en efecto así ha sido. Menos de un mes después numerosos operadores aéreos habían acudido a la llamada de España para recuperar su conectividad y todo apunta a que, antes de lo previsto, el destino podría salir reforzado.

“Sin duda hay razones para el optimismo”, señala a Hosteltur el director de la Oficina Española de Turismo en Londres (OET), Javier Piñanes. Es cierto que los asientos que correspondían a las primeras semanas del mes de octubre prácticamente desaparecieron del mercado, pero, en menos de un mes desde la quiebra, se ha ido recuperando para esta inminente temporada de invierno una buena parte de la capacidad perdida. De hecho, desde Canarias, que era el destino más afectado, sus autoridades turísticas anunciaban hace poco que ya se había recuperado un 91% de las plazas afectadas”.

Y añade, “según nuestras fuentes, también observamos que Baleares ha recuperado ya en los últimos días un volumen importante de asientos, y todo hace pensar que lo mismo ocurrirá en las próximas semanas. Varios turoperadores y compañías aéreas británicas de peso han ido anunciando que incrementarán la capacidad aérea a distintos destinos españoles y que están interesados en adquirir los slots de Thomas Cook” y esto, “sin duda beneficiará a muchos de ellos”. En concreto los más deseados han sido los de Gatwick y Manchester. De hecho la británica Jet2.com ya ha anunciado la adquisición de los slots en Manchester y Birmingham a mediados de octubre.

En cuanto a la temporada de verano de 2020, “también somos optimistas y pensamos que el hueco dejado por Thomas Cook será asumido casi en su totalidad por otras compañías aéreas y turoperadores”, asegura el director de la OET de Londres.

En torno al Brexit, en junio pasado, Turespaña quiso adelantarse con la campaña “We have Spain in Common”, que “tenía como objetivo prioritario contrarrestar la incertidumbre generada por el Brexit”. Ahora además, “para paliar los efectos de la crisis de Thomas Cook, desde la Oficina Española de Turismo en Londres estamos poniendo en marcha varias campañas, a ejecutar de aquí a final de este año, que se desarrollarán en redes sociales, medios online y en algún medio impreso especializado, y también como acciones de co-marketing con los turoperadores y compañías aéreas de más peso en el mercado británico. Sus objetivos se centraron preferentemente en el refuerzo de la promoción, incremento de conectividades y fidelización del cliente hacia los dos destinos más castigados por la crisis, Baleares y, sobre todo, Canarias -por la importancia que tiene la inmediata temporada de invierno- pero sin olvidar a otros destinos afectados”.

Según los últimos datos dados a conocer por la asociación de agencias británicas ABTA en su convención anual, en 2019 Europa se mantiene como la opción número uno para los viajeros británicos y España sostiene su primer puesto, con una cuota de más de un tercio de los viajes al extranjero de los residentes en Reino Unido y un 15% por encima del segundo más popular, Francia. La demanda de paquetes turísticos bajó muy ligeramente este verano pero tras años de un fuerte crecimiento.

Los destinos españoles acapararon un 38% de las salidas para viajes internacionales en el último año, y ya un 28% planea elegir de nuevo España para la próxima temporada.

No obstante, el Brexit sigue estando ahí creando incertidumbre. El director de la OET de Londres señala que “el efecto más relevante del Brexit a corto plazo será esencialmente el económico. Si la libra continuara perdiendo valor frente al euro, nos podríamos encontrar en un escenario de menor poder adquisitivo del potencial turista británico, que se reflejaría en posibles renuncias a vacaciones, contención del gasto y reducciones de estancias”.

Por eso el Gobierno español ha centrado su labor promocional en “evitar la desinformación en nuestro principal mercado emisor y transmitir a los ciudadanos británicos que España está preparada para recibirles igual que hasta ahora y ofrecerles una oferta variada, sostenible y de calidad”, explicó durante la presentación de “We have Spain in Common” la presidenta de Turespaña y secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver.

 



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies