Blog

Surrealistas en el Hermitage

  |   Novetats

La Vanguardia. El museo de San Petersburgo inaugura una muestra sobre Dalí y los artistas del Empordà.

En mayo de 1977, el Museu de l’Empordà de Figueres, dirigido desde hacía poco por Alicia Viñas, presentó la exposición Pintors surrealistes de l’Empordà. Formaban parte de esta Salvador Dalí, Àngel Planells, Joan Massanet, Jaume Figueras, Jaume Turró, Evarist Vallès, Remedios Varo, Esteban Francès, Antoni Pitxot y Ángeles Santos Torroella. Han pasado casi cuarenta años y el empeño de la propia Alicia Viñas ha logrado que una exposición con aquel mismo espíritu se haya podido realizar nada menos que en el Hermitage de San Petersburgo.

El conseller de Cultura, Santi Vila, inauguró ayer por la tarde en el Hermitage la muestra Surrealisme a Catalunya. Els artistes de l’Empordà i Salvador Dalí, que se podrá visitar hasta el 5 de febrero. Al acto asistió también el presidente de la Diputación de Girona, Pere Vila. A partir del mes de marzo del 2017 la muestra recalará en el Museo del Tabaco de Sant Julià de Lòria, en Andorra. El conseller, que previamente se reunió con el director del Hermitage Museum, Mijaíl Borisovich Piotrovski, destacó que es “la primera exposición de artistas catalanes en el Hermitage, con la esperanza y la confianza que sea el inicio de mayores complicidades”, en alusión al proyecto de abrir en Barcelona un centro franquicia del museo ruso.

La exposición, comisariada por Alícia Viñas, Yuri Saveliev y Slava Savvateev, está integrada por 70 obras y se ha organizado alrededor del óleo de Dalí titulado Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar, de 1944, prestado por el Museo Thyssen-Bornemisza. Un primer apartado se dedica a los “artistas anteriores a Salvador Dalí” con nombres como Eliseu Meifrén, Caterina Albert, Ramon Pichot, Josep Bonaterra, Marià Llavanera, Eusebi de Puig o Sigfrid Burmann. Le sigue otro sobre “Juan Núñez y la escuela de Figueres”, donde aparecen el propio Núñez, profesor de dibujo de Dalí, y algunos de sus alumnos como Ramon Reig, Marià Baig o Joaquim Bech de Careda. Se cierra con el apartado más extenso sobre “Dalí y los surrealistas del Empordà” con el propio Dalí, Joan Massanet, Àngel Planells, Ángeles Santos, Esteban Francés, Jaume Figueras, Evarist Vallès y Antoni Pitxot. De todos los artistas presentes en la exposición de 1977 sólo falta Remedios Varo, que en realidad nació en Anglès (la Selva), y sólo ­vivió unos pocos años en Catalunya. En aquella primera exposición, el crítico de arte Rafael Santos Torroella publicaba un artículo en el que hablaba de la ecuación “tramontana=surrealismo” para concluir que en el Empordà “todos son más o menos surrealistas”. En el catálogo actual se reproducen artículos de Santos Torroella y Pep Vallès, que ya escribieron para aquella primera exposición, y se complementan con otros de distintos expertos, entre ellos Arnau Puig, Luis Racionero, Pere Vehí, Eduard Carbonell y Anna Capella.

Entre las obras expuestas destacan también un Sant Narcís de Dalí; La terra, de Ángeles Santos; Composició surrealista, de Esteban Francés; El crim perfecte y Somni oblidat, de Àngel Planells, y Pantocrátor de Joan Massanet. Un surrealismo, que como señala Alicia Viñas, se nutre del paisaje del Empordà, de las irreales perspectivas de su llanura, de la mineralogía del Cap de Creus y de sus parajes oníricos e inquietantes bañados por una luz irreal que transforma la tramontana.