Blog

Publicidad emocional y cómo vender sin pedir que te compren

  |   Novetats

Hosteltur. En publicidad la necesidad a partir de una experiencia positiva se impone al bombardeo masivo. Cansados de los impactos publicitarios masivos, el mercado se rinde ante marcas que saben fidelizar y conectar desde lo emocional. Quienes estén preparados para la comercialización personalizada y conectar con el cliente como ser humano, tendrán gran parte del camino recorrido.

En esta época en la que nos acercamos “peligrosamente” a la Navidad volvemos a ver el anuncio de la lotería, ¿qué has sentido? El componente emocional vuelve a jugar un papel importante en campañas que buscan ir más allá del anuncio de producto encontrando un nexo de unión entre la promoción de una campaña y la sensibilidad del ser humano. Según un estudio extraído del portal Psychology Today, las personas se mueven más por las emociones en lugar de por la información que reciben a la hora de tomar decisiones relacionadas con marcas. De esta manera, las propias emociones que transmite el anuncio tienen más fuerza que el propio contenido de la campaña. Esto, unido al trabajo para desarrollar este tipo de publicidad emocional, hace necesario identificar el estilo ligado a la marca, tener en cuenta el medio publicitario por el que será emitido, el tipo de producto y el público objetivo al que va dirigida la campaña publicitaria.

En el blog de la plataforma Hubspot y desarrollado por el Instituto de Neurociencia y Psicología de la Universidad de Glasgow, se publica una investigación que simplifica a 4 las emociones asociadas a interacciones y construcciones sociales.

A través de ejemplos promocionales reales vamos a analizar estas cuatro emociones, de manera que la próxima vez que planteemos una campaña la podamos encajar en alguna de estas emociones:

  • Alegría. Las marcas suelen querer estar asociadas a la sonrisa y a la felicidad de los clientes. Partir desde un enfoque positivo aumenta la viralización del contenido y el compromiso entre los propios clientes. La campaña de Turismo de Islandia nos parece un ejemplo divertido que encaja muy bien con esta emoción:
  • Tristeza. En los últimos años las marcas han reconocido y reforzado la popularidad del contenido emocional. Cada vez, más empresas se han centrado en la creación de anuncios de inspiración y movilización a partir de la sensibilización del cliente. Un ejemplo de campaña basada en un contenido emocional y con un trasfondo melancólico se muestra en la campaña “Recuerdos que laten” lanzada por Iberia:
  • Miedo / sorpresa. Poder utilizar el concepto de sorpresa provoca que el espectador se ponga en el lugar de la promoción y se pueda sentir protagonista. Esta campaña desarrollada por la cadena Marriott utiliza muy bien el concepto de improvisación y acción sobre un sujeto desconocido para generar empatía y emoción:
  • Enojado / disgustado. Para retornar sobre el concepto navideño con el que empezamos el artículo y sobre el anuncio de la lotería, nos parece un buen ejemplo el uso de la melancolía y la tristeza para reforzar un mensaje y relanzarlo envuelto en felicidad. Os dejamos con el anuncio de la lotería de 2014 ya que evoca muy bien lo que esta emoción transmite:
  • El marketing del futuro seguirá siendo el arte o la ciencia de satisfacer deseos incumplidos o necesidades insatisfechas. Además, sus acciones irán enfocadas cada vez más a estrategias y mensajes emocionales donde las sensaciones o sentimientos de estos superen incluso las propias funcionalidades de los productos o servicios que se ofrezcan. Prepara el “moquero” porque te seguirá haciendo falta con más de una campaña. Tampoco descuides el bolsillo, ya que suelen ir de la mano