Blog

Por qué los autónomos no se retiran tras la edad de jubilación

  |   Novetats

La Vanguardia. Con una pensión media un 37% más baja que la de un trabajador asalariado, cada vez son más los autónomos que abandonan la actividad pasados los 65 gracias a la jubilación activa.

Las dualidades en España abundan. Una de ellas en un escenario muy concreto que no debería provocar sesgo alguno: la jubilación. Por una parte, se observa una clase trabajadora que tiende a la prejubilación y la jubilación anticipada. Por otra, la jubilación tardía a la que cada vez más se acogen los trabajadores autónomos, cuya edad de retiro se ha retrasado gracias a la jubilación activa. ¿Por qué los autónomos mayores de 65 se han multiplicado en los últimos diez años? Instinto de supervivencia.

Que el número de jubilados no retirados haya aumentado un 87% en 10 años, según cifras de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) responde a ese instinto pues al llegar a la edad de jubilación la mayoría de autónomos no puede mantenerse con las pensiones a las que acceden. Ni puede ni quiere. Deciden continuar gracias a la jubilación activa. Una cifra que ha pasado de 66.079 en agosto de 2009 a 124.675 en 2019.

La pensión media de un asalariado es de 1.285 euros al mes, y la media de un pensionista autónomo de 762 euros

No es un repunte, sino una tendencia que la campaña de Orange “Nacidos para ser autónomos” busca comunicar. Un fenómeno que se explica despejando la x que le quita el sueño, eso sí, a toda la población: la pensión. Sin embargo, las diferencias a la hora de percibir esta retribución son ‘desmesuradas’ según denuncia la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español (CIAE). En concreto, este organismo cifra la brecha entre ambos colectivos en más de 500 euros tras comparar la pensión media de un asalariado, de 1.285 euros al mes, y la media de un pensionista autónomo, de 762 euros.

Una pensión media que convierte a los autónomos en un colectivo especialmente vulnerable ante una jubilación que no solo ha de servir para cubrir unos mínimos, sino que ha de ser suficiente para disfrutarla sin excesivas preocupaciones tras una vida ‘abriendo la persiana’ a diario. Lo cierto es que, aunque la pensión media de los autónomos ha aumentado un 30% en 10 años, según la ATA esta cifra sigue siendo un 37% inferior a la de los asalariados.

Razón suficiente para alargar la vida laboral, un derecho regulado por el artículo 214 de la Ley General de Seguridad Social sobre Jubilación Activa, pensión de jubilación y envejecimiento activo. Según esta, los autónomos pueden cobrar el 100% de su pensión si tienen contratada al menos a un trabajador asalariado. Una medida que, sin duda, ha oxigenado un sistema de pensiones con visos de colapsarse debido a un sistema no diseñado para hacer frente al progresivo envejecimiento de la población.

Comercios, los más activos

Según los datos que maneja la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), de los 122.158 autónomos que continúan activos después de la edad legal de jubilación, los comercios al detalle y al por mayor son los más activos. En concreto, uno de cada cuatro sigue trabajando más años -un total de 31.005-. Mientras que 12.658 son agricultores y 9.728 están empleados en establecimientos de hostelería. Otros autónomos que más alargan su vida laboral son los transportistas, sanitarios y educadores.

Por edades, los datos de la UPTA reflejan un incremento de los autónomos de entre 50 y 54 años, con 78.654 más en 10 años (un crecimiento del 18,5%), seguido por la franja de autónomos de entre 55 y 59 años (más de 87.874 personas en una década), cifra que supone casi un 25% más. Por el contrario, las franjas de autónomos menores de 40 años han perdido afiliación en los últimos diez años.

En este sentido, se han perdido el 32,1% de autónomos de entre 30 y 34 años y el 17,5% de los que tienen entre 35 y 39 años. En total, España ha perdido 267.795 jóvenes empresarios en la última década. Solo una franja de edad, la que va desde los 16 y 19 años, suma un 26,6% más, que ponen el contrapunto a una realidad ciertamente contradictoria en la que cada vez hay menos autónomos jóvenes, pero más autónomos jubilados.
 

 



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies