Blog

Oportunidades para cambiar la hotelería urbana como la conocemos

  |   Novetats

Hosteltur. “El sector será capaz de salir de esta crisis antes que de otras”. A pesar de las consecuencias de la crisis en el sector hotelero, en Christie & Co ven “un margen de oportunidades y mejoras que deberían servir para cambiar la hotelería actual tal y como la conocemos, apostando por nuevos criterios de sostenibilidad”. Así se refleja en la última actualización de su informe “Destinos urbanos en España 2019”, en el que analizan el comportamiento turístico de 15 ciudades el pasado año. Pero también incluyen, según ha detallado su directora general en España y Portugal, Inmaculada Ranera, “un especial relacionado con la COVID-19, analizando los principales retos de futuro y con una visión de la resiliencia del sector en los últimos 20 años. Nos parece importante en estos difíciles momentos lanzar un mensaje positivo al sector, que será capaz de salir de esta crisis en un espacio de tiempo relativamente corto en comparación con otras”.

El mercado urbano español, como ha subrayado Joan Bagó, analista de mercado en la División de Consultoría de la firma y responsable del informe, “volvió a batir el pasado año su propio récord de crecimiento en sus principales indicadores, consolidando una infraestructura turística preparada para alojar un alto volumen de turistas”. Una infraestructura que ahora “deberá saber adaptarse a la incertidumbre que conlleva esta situación, y aplicar nuevas medidas y protocolos que garanticen la seguridad”.

En este sentido, uno de los aspectos que en Christie & Co creen que se desarrollará más en un futuro cercano será “la aplicación de nuevos recursos tecnológicos en los establecimientos. Entre ellos, la disminución del uso del dinero en efectivo como forma de pago o el uso de aplicaciones de móvil que faciliten determinados servicios como la apertura de habitaciones”.

La formación de los empleados, añaden las mismas fuentes, “también tendrá un papel decisivo en la operativa de los establecimientos”, por ejemplo para aplicar todas las medidas para reducir los riesgos de infección. Asimismo prevén “un aumento del número de empleados de limpieza, lo que conllevará un cambio en la estructura de costes de un hotel, con especial protagonismo de los departamentos de limpieza y mantenimiento, así como un cambio de horarios y turnos para evitar aglomeraciones de empleados en zonas comunes”.

También estiman que “se reduzcan los servicios de los que dispondrán los hoteles, apostando más por la calidad que por la cantidad. Además, los operadores tendrán que mantener su foco de atención en la seguridad de clientes y personal, tanto dentro como fuera del hotel”.

Recuperación de la demanda en 2020

Lo cierto es que a nadie se le escapa que las medidas de confinamiento adoptadas por el estado de alarma, el cierre de los hoteles y la paralización inmediata del sector han provocado la mayor caída de la demanda hotelera en territorio español de la historia, afectando al periodo de temporada media vacacional y alta para destinos urbanos, desde Semana Santa hasta el inicio de las vacaciones de verano.

La recuperación de la demanda hotelera en España para el resto de 2020, según inciden desde la consultora, “dependerá de las políticas gubernamentales relacionadas con la movilidad que se tomen en España, así como de las medidas que se adopten en los principales países emisores (Reino Unido, Alemania y Francia). Asimismo, las ayudas al sector aéreo y las condiciones de capacidad e higiene que se impongan a las aerolíneas a nivel europeo tendrán un papel crucial para la accesibilidad y conectividad de los destinos españoles”.

Teniendo esto en cuenta, y analizando la situación, han señalado algunos destinos que cuentan con cierta ventaja como Baleares, al estar conectado con la Península también por vía marítima y no depender totalmente del transporte aéreo; o Andalucía, por su equilibrio como destino vacacional entre demanda doméstica e internacional.

El segmento MICE, sin embargo, “será uno de los más impactados por esta crisis. Su carácter internacional y su dependencia de la bonanza económica hacen pensar que una recuperación total no llegará hasta bien entrado 2021 o 2022 más probablemente. Ciudades con importante demanda en este nicho, como Madrid y Barcelona, se verán impactadas por la baja demanda”.

Crisis similares

La crisis provocada por el coronavirus presenta algunas similitudes con la ocurrida en 2002, en lo referente al sentimiento de miedo a volar y restricciones a la libre movilidad, así como con la crisis financiera de 2008 y posterior recesión económica, y con la pérdida de poder adquisitivo de 2012, como han constatado desde la consultora.

En la crisis de 2008, según han revelado desde Christie & Co en su informe, los destinos urbanos gozaron de una mayor estabilidad en los momentos más graves, más resistentes a los descensos de demanda, al igual que la demanda doméstica, por lo que en aquel momento cuanta mayor clientela nacional tuviera un destino, más estable era como plaza hotelera. Exactamente igual que ahora.

Sin embargo 2009 representó un punto de inflexión: la demanda internacional tomó el liderazgo del crecimiento y la recuperación del sector, mientras que el mercado nacional aún no ha recuperado los 51 millones de pernoctaciones de 2007.

Desde 2013, gracias a la mejora de la economía mundial y a la Primavera árabe que afectó a destinos competidores, la demanda internacional tiró del crecimiento de nuestro turismo ininterrumpidamente hasta 2019. No obstante, a partir de 2017 se empezó a percibir una cierta desaceleración del crecimiento, probablemente debida al agotamiento de la economía española y los menores crecimientos de las economías de los países emisores.



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies