Blog

Los nuevos riesgos del sector turístico en la época poscoronavirus

  |   Novetats

Hosteltur. Solamente las empresas aseguradoras preveían que una pandemia como esta era posible. La pandemia causada por el coronavirus y la orden gubernamental de cierre de los negocios turísticos en España ha cambiado el panorama de los riesgos y por tanto de los seguros que deben ser contratados por la empresa. Surgen nuevos riesgos sistémicos a los que difícilmente se podrá hacer frente, como una cuenta de resultados a cero y las cancelaciones masivas derivadas de una pandemia. Quienes estiman riesgos y quienes ofrecen seguros deberán adaptarse también a un nuevo panorama para intentar cubrir a las empresas del sector, como lo explican en esta charla con el director de HOSTELTUR, Manuel Molina, el consejero delegado del Grupo Intermundial, Manuel López, y el subdirector general de Willis Towers Watson, Juan Carlos Tárraga.

¿Alguien había previsto lo que podía ocurrir?

Manuel López lo tiene claro: “Sí, los aseguradores lo habían previsto, pero las empresas, no. Los aseguradores preveían excluir epidemias y pandemias, porque es un problema sistémico que puede ocurrir y de hecho, ocurre. La mayoría de las empresas, en cambio, no lo habían previsto”. Por eso, recuerda, las pandemias están excluidas de los seguros, normalmente.

Juan Carlos Tárraga opina que “se podía prever pero no se ha previsto, en los mapas de riegos no se contemplaba algo así y con un impacto global como ha tenido. No estaba identificado ni medido el daño potencial de este tipo de riesgos, no se estimaba el peligro.

Ante la pregunta “¿Qué puede ir mal en mi negocio que impacte mi cuenta de resultados?”… eso no aparecía ahí, no con este impacto”.

Ante lo que se les ha caído encima, todas las empresas, recuerda López, han actuado igual: “pagar lo menos posible y pagar cuanto más tarde mejor, protegiendo la cuenta de resultados y el capital humano, eso es lo que han hecho todas las empresas para sobrevivir”.

El papel de las empresas en la crisis

“El sector se ha adaptado rápidamente y ha tenido un comportamiento ejemplar y notable. Lo que no hemos podido salvar han sido las cuentas de explotación, aunque los ERTE han aliviado un poco”, expone López. Opina también que las líneas aéreas han sido muy rígidas ante sus normas y han tenido que dar muchos servicios de repatriación. En general, considera, “las empresas lo han hecho muy bien, también las agencias, los hoteles… “.

Sobre la existencia o no de planes de continuidad de negocio ante la crisis, y si han funcionado o no, Tárraga es algo crítico: “lo que no ha funcionado ha sido el plan de continuidad de negocio que no existía. Otros en cambio estaban vivos, se estaban actualizando constantemente, pero algunos se habían metido en un cajón… Es tener un plan y trabajarlo, hacer los deberes, agilizarlo, renovarlo… ha habido algunas empresas que frente a la necesidad de teletrabajo, por ejemplo, no tenían todos los portátiles que necesitaban… en general sí había planes de continuidad de negocio pero no por parte de todas las empresas”.

Nuevos riesgos en los contratos

En los seguros de viaje, explica López, “los aseguradores han tenido el comportamiento de no dejar a nadie sin atender. Esta parte se va a garantizar por parte de los aseguradores. En los mismos seguros de viaje tendremos el problema de las cancelaciones impuestas por orden gubernativa, por ejemplo… puede volver a haber cancelaciones masivas a las que no vamos a poder dar respuesta”. Está claro que lo ocurrido cambiará los contratos de seguro, las exigencias y las necesidades.

“Existe el mismo miedo tanto a la hora de viajar como a la hora de asegurar -explica-, vamos a ir poco a poco. La interrupción del negocio por orden gubernamental vuelve a ser algo sistémico y complicado, que hemos visto que puede ocurrir”.

Juan Carlos Tárraga está de acuerdo: “el nuevo contexto impactará en los contratos de seguro. De repente el riesgo no tiene nada que ver con la etapa anterior y el mercado asegurador tendrá que reflejarlo. Hay que seguir protegiendo a los hoteles frente a los huracanes o los terremotos en gran parte del mundo, pero también frente a los cierres gubernativos, las pandemias… en hoteles cerrados se agrava el riesgo, las facturaciones no tienen nada que ver con las previstas… habrá que hacer un traje a medida. El perfil de riesgo de las empresas del sector turístico no tiene nada que ver ahora con antes de esta crisis”, apostilla.

Aún así, aún conociendo algunos de esos nuevos riesgos, parece poco probable que puedan ser asegurados. Manuel López lo explica así: “los riesgos nuevos existen, como la paralización absoluta del negocio, me hubiera gustado tener un seguro que previera esto, la pérdida de beneficios por paralización gubernamental del negocio. Las pandemias vienen cada 100 años, deberíamos detraer 1.000 millones de la industria para protegerla frente algo que no es muy recurrente… pero esto no va a ser así”.

Juan Carlos Tárraga recuerda que hay otros nuevos riesgos, como la cercanía de personas por ejemplo en el sector aéreo. “También la pérdida de beneficios lo es en este momento, dejan de facturar por orden gubernamental. La responsabilidad civil también lo es, las empresas están expuestas a reclamaciones de terceros por no haber tomado ciertas medidas. También el riesgo cibernético, la pandemia ha acelerado la digitalización y también los fraudes a su alrededor. Igualmente, las cuestiones reputacionales son importantes. Esperemos que todo saldrá bien, pero el componente reputacional puede ser determinante”.



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies