Blog

Los hoteles de Barcelona elevan un 30% su valor en cuatro años

  |   Novetats

Hosteltur. En el mercado hotelero de Barcelona la moratoria ha conducido al aumento de un 30% del precio medio de compra de los hoteles de la ciudad por la falta de oferta disponible, lo que también repercute en el precio que asume el usuario y ha provocado que grandes cadenas hoteleras hayan elegido otras ciudades españolas para implantarse en el país, concluye un informe elaborado por la consultora inmobiliaria Laborde Marcet.

Según han explicado a HOSTELTUR, el precio medio de una habitación de hotel en zona prime de Barcelona, en la zona de Paseo de Gracia como referencia, supera los 600.000 euros. Se ha llegado a pedir hasta un millón, pero no se ha cerrado ninguna operación por encima de los 800.000 euros/habitación. En otras zonas de menor demanda de la ciudad u otras localidades del área metropolitana está entre 200.000 y 300.000 euros/habitación.

En este sentido, señala entre los principales elementos a tener en cuenta para la próxima legislatura municipal y la correcta gestión del sector inmobiliario en Barcelona figuran la moratoria hotelera que tanto ha afectado a la economía de la ciudad, las ordenanzas municipales sobre terrazas o la medida de reservar el 30% de las nuevas promociones para VPO, que supone que compradores y/o arrendatarios vayan a soportar precios más altos. Estas son algunas de las medidas municipales tomadas desde 2015 que podrían ser revisadas para reactivar el mercado local y que deberían tratarse desde una perspectiva financiera y empresarial, alejada de estrategias políticas.

Gerard Marcet, socio fundador de Laborde Marcet, afirma que “el contexto político que vive una ciudad tiene repercusión directa en su economía y en la atracción de inversiones inmobiliarias. En este sentido, y si bien aún es pronto para predecir los efectos de los resultados electorales y los pactos que vayan a alcanzar los distintos partidos con representación en el gobierno municipal de Barcelona, lograr la estabilidad institucional debería ser el principal objetivo del Ayuntamiento.

“Se ha de recuperar la confianza del inversor nacional e internacional y volver a facilitar la generación de nuevos negocios y proyectos inmobiliarios que puedan tener un impacto económico positivo para la ciudad”, apunta Gerard Marcet.

Por su parte, Miquel Laborde, socio fundador, pone énfasis en la “necesidad de analizar el futuro con optimismo y pensar que la ciudad tiene ante sí muchas más oportunidades que riesgos para poder mejorar su capacidad de atracción de inversiones, así como de llevar a cabo iniciativas y medidas que tengan un efecto dinamizador en el mercado inmobiliario local. La ‘marca Barcelona’ sigue siendo un referente a nivel mundial, y desde el sector económico hemos de saber aprovechar con profesionalidad todo ese potencial”.

Concluyen que Barcelona es, junto a Madrid, el principal polo de inversión inmobiliaria terciaria a nivel nacional, lo que a su vez genera mucha riqueza en el municipio de forma directa e indirecta por su efecto en otros sectores. Por otra parte, las empresas nacionales e internacionales perciben a la ciudad como uno de sus mercados clave, y eso favorece el dinamismo del sector inmobiliario y el cierre de operaciones. A nivel europeo, Barcelona seguirá siendo una de las plazas más destacadas del sur de Europa y de las más interesantes para la inversión inmobiliaria por la competitividad de sus precios y la calidad de los activos, aseguran.



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies