Blog

La quiebra de un turoperador trunca las vacaciones de miles de turistas en Baleares

  |   Novetats

La Vanguardia. La mayoría de perjudicados por el cierre de Low Cost Travel Group son británicos. Las vacaciones de miles de turistas británicos en Catalunya y Baleares se han convertido en una pesadilla tras la inesperada quiebra del operador turístico Low Cost Travel Group. La empresa, que hace tres años había traslado una de sus bases de operaciones a Mallorca, cesó de manera inesperada su actividad el 15 de julio. La quiebra se produce en plena temporada turística y con miles de personas ya alojadas en sus destinos. Otros, a punto de hacer las maletas, ya saben que tendrán que quedarse en sus casas o volver a pagar por sus soñados días de sol y playa.

La Conselleria de Turisme del archipiélago, donde se concentran la mayoría de los afectados, cifra los damnificados actuales en cerca de 20.000. No obstante, el conjunto de perjudicados podría llegar a superar los 130.000 durante toda la campaña de verano. De hecho, según fuentes del Govern de las islas, el turoperador estuvo vendiendo paquetes vacacionales a través de su página web hasta el mismo momento del cese de la actividad. Es más, en el último momento reventó los precios y llegó a descuentos superiores al cincuenta por ciento del precio inicial anunciado. Todo, presumiblemente, con la intención de recaudar el máximo de dinero en efectivo. Una actuación que ahora se investiga por si fuera constitutiva de delito.

Aunque en la página web de la empresa se atribuye el cese a las turbulencias económicas de las últimas semanas, relacionadas con el Brexit, desde el sector explican que la compañía arrastraba dificultades desde hacía meses. Con todo, el repentino cierre ha desembocado en un calvario para los turistas que ya habían contratado sus vacaciones.

El caso más extremo es el de los británicos que llegan al hotel y se les exige nuevamente el pago de las habitaciones reservadas ante el impago de la reserva por parte del operador. De momento, sólo en Baleares y durante las primeras horas se han recogido cerca de 300 reclamaciones, aunque se espera una auténtica avalancha. Es más, la misma compañía emplaza a sus clientes a reclamar ante la administración autonómica balear.

En cualquier caso, desde la dirección general de Turismo explican que sólo podrán atender las quejas de los afectados que hayan contratado un paquete vacacional que incluya desplazamiento y alojamiento. Quedarán excluidos aquellos que hayan pagado únicamente el vuelo o sólo el hotel. Todo ello derivado del traslado de sus oficinas a Mallorca. Con este cambio de sede, la empresa habría quedado excluida de la cobertura que la patronal de los turoperadores británicos (ABTA) ofrece a todos los agentes turísticos que operan desde este país. De esta manera, el Govern se verá obligado a priorizar y, por ejemplo, un británico con un viaje y alojamiento a Port Aventura tendría prioridad a la hora de ser indemnizado con el aval de esta compañía que un viajero que sólo hubiera contratado un vuelo con destino a Baleares.

El aval depositado en las islas apenas supera el millón de euros. Una cifra del todo insuficiente para el volumen de quejas que se espera. En este sentido, ya se ha habilitado una oficina virtual de atención a los damnificados a través de la página web del Govern.

Los afectados por la quiebra van más allá que los propios turistas británicos. El sector hotelero de las islas calcula que las deudas de la compañía con los diferentes establecimientos baleares podría acercarse a los cincuenta millones de euros. En el caso de hoteles más pequeños y con un elevado número de paquetes comprometidos con este turoperador, puede suponer la ruina. Algunos disponen en estos momentos de pagarés por valor de siete millones.

Todo, además, en plena temporada turística. El cierre ha sorprendido, incluso, a los propios empleados de la empresa. De hecho, todos confirman el elevado volumen de trabajo que tenía la compañía. En los últimos años movía cerca de 300.000 turistas británicos, la mayoría de ellos con destino a Baleares.