Blog

La invasión de los hoteles concepto

  |   Novetats

Hosteltur. Estrategias de segmentación con nuevas marcas. Las estrategias de segmentación puestas en marcha por varias cadenas están llevando a la aparición de hoteles concepto, algunos de los cuales comienzan a ser marcas exitosas y reconocidas por el mercado.

De este modo, aquello que comenzó siendo una apuesta -en muchos casos con inversiones millonarias- es hoy una propuesta con valor añadido para determinados segmentos de clientes, tal como muestran los ejemplos de varias marcas en el siguiente vídeo.

HOTELES PARA MILENIALS

Por ejemplo, para captar y fidelizar al público milenial (los jóvenes de 18 a 33 años de edad), Marriott lanzó la marca Moxy hace un par de años. Igualmente la marca de NH que estaría más adaptada para los milenials sería nhow.

Más recientemente, AccorHotels también ha creado su nueva marca JO&JOE dirigida a los milenials. Este nuevo concepto pretende “responder a las expectativas de los milenials que viajan por trabajo y ocio, y que adoptan los nuevos códigos de compartir, de espontaneidad y experiencia”, explica la compañía francesa.

A través de esta nueva generación de hoteles (con 50 destinos cubiertos en 2020, siempre en el centro urbano y en “espacios vivos”), Accor busca precisamente “adaptarse a una amplia comunidad internacional de clientes con mentalidad milenial, prescriptora, que viene a revolucionar el mercado”.

HOTELES PREMIUM PARA GENERACIÓN X

Los padres de los milenials son los baby boomers (nacidos a finales de los 50 y en la década de los 60) mientras que sus “hermanos mayores” son los miembros de la Generación X (los nacidos en la década de los 70 y principios de los 80).

Para aquellos segmentos con una renta disponible superior a la media y pertenecientes a la Generación X encontraríamos -aunque esto es una apreciación personal- nuevas marcas hoteleras como NH Collection o The One (grupo H10).

Se trata de establecimientos que responden a un concepto del lujo algo más clásico -que no clasicón- por lo que también pueden seducir a la generación baby boomer.

HOTELES PARA HEDONISTAS

Pero las cadenas hoteleras no sólo están segmentando por grupos de edad y poder adquisitivo, también por estilos de vida y aspiraciones.

Desde este punto de vista, han surgido conceptos y marcas más dirigidas a un público hedonista, que desea mimarse y tiene suficiente dinero para ello, como W (grupo Starwood, recientemente adquirido por Marriott), ME (Meliá Hotels), Hard Rock o Ushuaïa.

El objetivo de estas nuevas marcas hoteleras es diferenciarse de la competencia, para atraer así diversos perfiles de clientes y seducirlos de tal manera durante su estancia que deseen repetir la experiencia bajo la misma enseña, aunque sea en un destino diferente.

HOTELES PARA VIAJEROS DE OTRAS CULTURAS

Crear conceptos hoteleros específicos para consumidores que proceden de un área geográfica particular del mundo, con una idiosincrasia diferente a la occidental, es otra opción. Por ejemplo, encontraríamos el caso de la marca PengYou by Meliá para el mercado chino. Ver también Meliá y NH enfocan su estrategia en China con un producto a medida

También podemos incluir en este capítulo los llamados “hoteles islámicos”.

HOTELES PARA PLAYEROS

Y para los diferentes segmentos de consumidores (familias, parejas, grupos de amigos…) que tienen en común su predilección por los destinos de playa, los grandes turoperadores europeos han diseñado hoteles-concepto específicos, en colaboración con varias empresas hoteleras.

Por ejemplo, TUI ha desarrollado las marcas Family Life, Sensimar (Solo Adultos) o Sensatori (lujo), mientras que Thomas Cook ha creado Casa Cook, Sunprime Hotels o SunConnect.

Y atención, porque la estrategia de ambos turoperadores es seguir expandiendo estas marcas, pues han comprobado que contribuyen a fidelizar sus clientes. Ver también TUI apostará por los hoteles-concepto en Salou y Costa Dorada así como Thomas Cook se apoya en sus hoteles concepto y abrirá tres en España.

¿Y QUÉ VEREMOS EN EL FUTURO?

Quizá en un futuro cercano las cadenas hoteleras vayan más allá de estas segmentaciones por grupos de edad, procedencia geográfica, idiosincrasias culturales, aspiraciones hedonistas o motivos de viaje.

Pensemos por ejemplo en cómo la tecnología se ha integrado plenamente en nuestros estilos de vida.

Dispositivos móviles, interfaces de sistemas operativos, apps y redes sociales ya son inseparables de nuestro día a día y han modificado incluso pautas de consumo… ¿Quién sabe, veremos algún día un hotel concepto capaz de ofrecernos una experiencia Apple o una estancia Facebook?