Blog

La Generalitat se resiste a ceder el 100% de la tasa turística

  |   Novetats

La Vanguardia. Govern y el Ayuntamiento de Barcelona comienzan a negociar un nuevo reparto del tributo.

El Ayuntamiento insiste. Uno de los grandes objetivos de este mandato es gestionar toda la recaudación de la tasa turística. Pero la Generalitat no da su brazo a torcer. El Govern, en estos momentos, no tiene la más mínima intención de ampliar el porcentaje de la tasa que administra el Consistorio. Pero al menos se muestra dispuesto a estudiar otros mecanismos de compensación, unos mecanismos aún en el aire. Son los extremos que quedaron bien patentes ayer por la tarde durante la cordial reunión que mantuvieron, de lado del Ayuntamiento, el teniente de alcalde de Empresa Jaume Collboni y el concejal de Turismo Agustí Colom, y del lado de la Generalitat, el secretario general de Empresa, Xavier Gibert; el secretario de Ocupació, Joan Aregio y el director de Turisme, Octavi Bono.

Al término del encuentro el socialista Collboni explicó que el gobierno municipal considera muy importante gestionar el cien por cien de la tasa turística a fin de poder repartir en la ciudad los beneficios del turismo, de paliar los inconvenientes que padecen los vecinos de los barrios más visitados. El Ayuntamiento también estudia otras vías para lograrlo, como establecer su propio gravamen a los turistas, pero Collboni ya dejó bien claro en anteriores ocasiones que el principal objetivo municipal es hacerse con la tasa de la Generalitat. “Queremos defender el sector turístico de la ciudad –detalló el segundo teniente de alcalde–, y ­para que esta industria pueda continuar desarrollándose en Barcelona debemos garantizar que la actividad turística sea sostenible y compatible con la convivencia. Son los objetivos de plan estratégico que estamos elaborando. La fiscalidad es clave. Esta reunión con la Generalitat es muy útil para explorar diferentes posibilidades. Valoramos mucho la actitud de la Generalitat”.

El secretario general de Empresa de la Generalitat quiso destacar, en cambio, el importante papel que tienen los impuestos a la hora de combatir los desequilibrios territoriales. Gibert dejó bien claro que el Govern escuchará y considerará todas las propuestas municipales, pero que hoy por hoy no es partidario de incrementar el porcentaje de la recaudación de la tasa turística que gestiona el Consistorio. “La Generalitat está dispuesta a considerar todos los métodos de colaboración, a trabajar en todos los ámbitos, y no únicamente los fiscales, pero entiende que ya se atienden los elementos diferenciales de Barcelona”. En cualquier caso, Gibert no detalló cuáles podrían ser estos mecanismos de colaboración.

Aunque ambas partes se muestran muy abiertas a la negociación, sus posiciones están muy alejadas. El gobierno municipal aún dispone de seis meses para tratar de convencer a sus vecinos del otro lado de la plaza Sant Jaume. El encuentro de ayer es el primero que celebra el grupo de trabajo creado de manera específica por ambas instituciones para tratar encontrar un acuerdo. La idea es que trabajen la cuestión durante medio año.

En la actualidad el Ayuntamiento gestiona una tercera parte del dinero que la Generalitat recauda en la capital catalana gracias a este concepto. En total Catalunya hace una caja de unos 43,5 millones de euros al año gracias a la tasa turística. De todos ellos 22,2 se cobran en Barcelona. El Ayuntamiento administra siete millones y medio. De esta manera este verano el Consistorio financió arreglos en la fuente de la plaza Catalunya, la simultaneidad de la megafonía de las playas de la ciudad, la creación de una aplicación para móviles de rutas urbanas verdes, unas cuantas mejoras de la accesibilidad al patrimonio cultural, la redacción de diversos proyectos de peatonalización de las calles de Gràcia… El año pasado, gracias a un convenio especial, el Consistorio ingresó de manera excepcional otros dos millones de euros.