Blog

La economía española se ralentiza con fuerza y crece solo un 0,3% en el primer trimestre

  |   Novetats

La Vanguardia. El impacto de la guerra de Ucrania y un contexto desfavorable en la energía se hacen notar en el avance del PIB.

El PIB de España creció solo un 0,3% en el primer trimestre del año sobre el cierre del 2021, muy inferior al avance del 2,2% del que se venía en el trimestre anterior o el 2,6% que le precedió, según los datos del INE publicados este viernes. Así, la economía confirma una notable ralentización en el crecimiento con una caída del consumo del 2,3%, sobre todo entre los hogares, que hunden el gasto casi cuatro puntos.

¿Culpables? Este trimestre ya se sufrió el impacto del conflicto en Ucrania. La invasión arrancó a finales de marzo y luego vinieron precios del petróleo y el gas disparados, con un impacto notable en los precios de los carburantes y los mercados eléctricos. Los hogares, obligados a pagar más por la energía, también se encuentran que los precios de otros productos suben de rebote, como los alimentos, por el aumento de costes de los fabricantes o limitaciones en las cadenas de suministro.

La traducción es que la actividad en la industria cae un 1,4%, desde el repunte del 2,6% previo; la agricultura lo hace un 2,2%, por el +3,6% anterior, y la construcción apenas avanza un 0,3% y los servicios un 0,4%. Moderación generalizada…

En términos interanuales, respecto a hace un año, el empuje queda en el 6,4%, por el 5,5% previo, ya que se compara con un trimestre del 2021 en el que hubo restricciones por la covid.

Evolución económica. Empresas y Estado ponen el contrapunto al desplome en los hogares

En este contexto de tormenta perfecta, al final el salario o el dinero que tienen ahorrado los españoles pierden valor, y la capacidad de gasto se limita al tener que destinar cada vez más dinero a los mismos productos. Esto se traduce en un desplome del 3,7% del gasto en consumo de las familias. El contrapunto lo ponen las empresas, con una inversión sostenida, que salta del +3,1% al +3,4%. También el Estado: el gasto público pasa de caer un 1,6% a incrementarse un 1,3%. En cualquier caso, se exporta a menor ritmo: del 7,2% de subida del final del 2021 se pasa a un 3,4%, menos de la mitad.

La previsión del Gobierno hasta este viernes es que la economía avance un 7% en el año. Pero la guerra de Ucrania y su impacto en los precios, con una inflación que sigue desbocada en el 8,4%, obliga a revisar las proyecciones. Este mismo viernes el Gobierno presenta su cuadro macroeconómico actualizado, en el que se espera que el avance previsto se corrija con fuerza a la baja. Iría en línea con las revisiones que han hecho todas las grandes instituciones económicas. Se crecerá, pero mucho menos.

Siguiendo con el tono de complicaciones, los datos del empleo que se han conocido esta semana apuntan que entre enero y marzo España sumó 70.000 parados y se destruyeron 100.200 empleos, si bien se consigue que la cifra de ocupados quede por encima de los 20 millones. Estas cifras de la EPA, pero, también tienen un lado positivo con el avance de la contratación indefinida.

Cifras que se conocen mientras patronal y sindicatos están enfrascados en la negociación del acuerdo marco para los convenios colectivos. Las posturas de momento chocan, con las centrales sindicales exigiendo que se actualicen los salarios con la inflación como base, algo que la patronal descarta.

 



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies