Blog

Cómo gestionar sitios con millones de visitantes: el caso del parque Güell

  |   Novetats

Hosteltur. El recinto modernista ha recibido un premio en la World Travel Market por la mejor iniciativa de gestión turística.

El Parque Güell de Barcelona, un recinto declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, se enfrenta a un colosal reto: cómo gestionar la afluencia masiva de turistas. La solución ha venido de la mano de las tecnologías y un nuevo sistema de regulación de visitas. Estas innovaciones le han hecho merecedor del premio World Responsible Tourism Awards a la mejor iniciativa de gestión turística, un galardón otorgado en el marco de la feria World Travel Market de Londres.

Dichos premios que se otorgan en la World Travel Market reconocen prácticas e iniciativas en la gestión turística que pueden servir como referencia y se pueden replicar en otras ciudades del mundo.

Tras recoger el premio, el concejal de Turismo, Xavier Marcé, remarcó “la relevancia que se reconozca internacionalmente la gestión del Ayuntamiento de Barcelona en el ámbito turístico como una experiencia de referencia para otras ciudades del mundo”.

Por su parte, el concejal de distrito, Eloi Badia, ha destacado “la necesidad de gestionar la afluencia de visitantes en un parque que tiene un valor patrimonial muy importante pero que también es un pulmón verde de nueve hectáreas, con usos vecinales que hay preservar y potenciar “.

Regulación de visitas

La regulación del acceso al parque (con pago de entrada para acceder) comenzó en 2013 y en 2017 se puso en marcha un nuevo plan estratégico con el objetivo de mitigar los impactos de la masificación de este recinto creado por el arquitecto Antoni Gaudí.

En la redacción del plan participaron técnicos del ayuntamiento, operadores turísticos, representantes de los vecinos, etc.

Por ejemplo, se estableció que los residentes de Barcelona no pagarían entrada y que podrían acceder gratuitamente al parque, como lo habían hecho siempre, mediante una tarjeta especial.

El plan estratégico cuenta con un presupuesto de 24,9 millones de euros (para el período 2018-2022) gracias a la recaudación obtenida por la venta de entradas.

El plan estratégico “ha permitido trabajar en todo el ámbito del parque y los barrios del entorno para incrementar su uso social y continuar preservando el patrimonio arquitectónico y natural”, según informa el Ayuntamiento.

En este sentido, los beneficios del parque se están reinvirtiendo en diferentes mejoras en el mismo barrio.

Innovaciones

Entre las medidas puestas en marcha gracias al plan se incluye un nuevo servicio de bus lanzadera que va directo desde la parada más cercana de metro hasta el parque, lo que ha aliviado las aglomeraciones en las líneas de bus urbano usadas por los vecinos.

Igualmente, se han puesto en marcha nuevos sistemas de venta de entradas online y los turistas reciben indicaciones sobre diferentes puntos de acceso, para no crear colapsos.

Por ejemplo, “ofrecemos reservas anticipadas, fijando límites, de modo que si quieres ir al parque tienes que reservar antes y elegir un horario estipulado para hacer tu visita. Esto ayuda a distribuir las entradas a lo largo del día”, según explicó Jordi Raboso, técnico del Ayuntamiento de Barcelona, durante la presentación del proyecto en la World Travel Market.

Antes de que el parque comenzara a regular la entrada de visitas, este recinto modernista había llegado a recibir nueve millones de visitantes, en el año 2012.

Dicha cifra se ha reducido ahora a los tres millones de visitantes, “que disfrutan ahora de una mejor experiencia al mismo tiempo que el sitio está protegido”, concluye Raboso.



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies