Blog

Foment y las cámaras piden que se indemnice a bares y restaurantes

  |   Novetats

La Vanguardia. Los sectores afectados por cierres y limitaciones preparan miles de ERTE. A falta de saber si el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) avala las nuevas restricciones del Govern para contener el coronavirus, restauración, comercios y centros de estética hacen ya números de lo que les costará el cierre forzoso de sus negocios o la reducción del aforo durante al menos quince días. Foment del Treball y las Cambres de Comerç demandaron ayer que los sectores afectados por el cierre sean indemnizados por la Generalitat. “Son medidas desproporcionadas, desequilibradas y que afectan de una forma radical a unos sectores concretos”, dijo Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, en declaraciones a La Vanguardia.

Tras expresar su rechazo a los cierres decretados, Sánchez Llibre defendió la necesidad de que bares, restaurantes, centros de belleza y parques e atracciones sean indemnizados por esta decisión. Insistió sobre todo en el castigo que se infringe al sector de la restauración. “En Catalunya hay aproximadamente 80.000 bares y restaurantes. La medida es radical porque castiga más a un sector que a otros”, opinó.

40 millones. Los gremios califican de “insuficientes” las ayudas anunciadas por el Govern

También se mostró contrario a la modificación del Código Civil Catalán que plantea la Generalitat para forzar una rebaja de los alquileres a estos establecimientos. “Por una decisión de la Generalitat, no se puede castigar a los propietarios de los locales, que en muchos casos son jubilados que obtienen con el alquiler un complemento para vivir dignamente. Lo que no se puede hacer es traspasar una decisión irresponsable, como es el cierre de establecimientos, al ahorrador. Lo que hay que hacer es indemnizar directamente al propietario del negocio”.

Sánchez Llibre dijo compartir el objetivo del Govern de “luchar contra la pandemia y contra la crisis económica”, pero destacó que eso se podría conseguir con “medidas más equilibradas”. “Por ejemplo –añadió– planteando que bares y restaurantes cierren a las 10 de la noche”. También subrayó que no se entiende porque la medida es general para toda Catalunya cuando hay comarcas, como la Cerdanya o los dos Pallars con índice de rebrote bajo.

Lamentó, por otra parte, no haber sido consultados para la adopción de una medida tan drástica. “El martes reunieron a los agentes sociales pero solo para hablar de teletrabajo y ayer (por el miércoles) únicamente nos informaron”, explicó.

Foment no recurrirá la decisión, aunque sí que expresa su apoyo a los gremios afectados que sí que lo van a hacer. Y respecto a la modificación del Código Civil catalán avanzó que “ya se ha puesto en marcha la comisión jurídica de Foment para que analice las medidas a tomar”.

Las Cambres de Comerç de Catalunya se sumaron también a la petición de indemnizar a la restauración y al comercio. Las medidas restrictivas dejan a estos sectores en estado “crítico cuando todavía no se habían recuperado del paro del estado de alarma y de una temporada turística desastrosa”, recuerdan. Por eso, las cámaras, pese a que entienden las medidas aplicadas para controlar la Covid-19, reclaman “con urgencia que se compense con ayudas directas a los sectores afectados y a sus cadenas de suministros por las pérdidas provocadas” y así tratar de evitar “el cierre definitivo de muchos de estos establecimientos y la destrucción de miles de puestos de trabajo”.

Sin trabajo. Los sectores afectados prevén un alud de nuevos expedientes de regulación

La patronal Fecasarm cifra en 900 millones de euros las pérdidas que tendrán que asumir solo bares y restaurantes, mientras que los centros de belleza, que emplean a 6.000 personas en Catalunya –la mayoría pequeñas empresarias y autónomas– calculan que dejarán de ingresar 10 millones de euros por cada semana de cierre. Los sectores afectados por las limitaciones han empezado a preparar además la solicitud de nuevos ERTE, que se espera que afecten a miles de trabajadores de forma inmediata.

La Generalitat anunció el miércoles un paquete de ayudas de 40 millones de euros, que tanto el Gremi de Restauració como otras patronales han calificado de “insuficientes”. El Govern no ha concretado aún cómo gestionará estas ayudas, que según cálculos de las patronales, rondarían los 1.000 euros de media por negocio. Tampoco gusta la vía que quiere habilitar la Generalitat para intentar rebajar el precio de los alquileres, ya que implicaría, según los gremios, emprender una vía judicial y un conflicto con los dueños de los locales.

La indignación en el sector es máxima y todo parece indicar que duradera. Trabajadores y patronales han convocado para esta mañana una concentración de rechazo a las medidas del Govern frente al Palau de la Generalitat. Una protesta que tiene el apoyo de Foment del Treball y que contará con la presencia de su presidente, Josep Sánchez Llibre, del Gremi de Restauració, Comertia, Barcelona Comerç o Barcelona Oberta, entre otras entidades.

Trabajadores y patronales se movilizan hoy contra las restricciones del Govern

Restauradores y comerciantes lamentan que no les dejen trabajar justo cuando comenzaban a remontar y avisan de que se avecina un nuevo alud de expedientes de regulación temporal de empleo que afectará a miles de personas. Asimismo lo reconoció también el secretario general de Treball, Josep Ginesta, el miércoles por la noche en Catalunya Ràdio. “Tememos que se pueda crear un cuello de botella”, explicó. Las incidencias en el cobro de los ERTE aún no se han cerrado y justo ahora llegará una nueva oleada de expedientes. Las cifras, aunque no alcanzarán el punto álgido de los meses del confinamiento, pueden ser muy elevadas. El sector del comercio, la hostelería y el transporte emplea en Catalunya a unas 870.000 personas, según datos del INE. Y solo la restauración de trabajo a más de 170.000. A fecha 5 de octubre, aún estaban afectados por un ERTE de fuerza mayor unos 21.000 empleados de hostelería y comercio en Catalunya, según cálculos de CC.OO. a través de los datos del INE y del SEPE. Así que buena parte de los que sí están trabajando irán al paro de forma temporal, y son miles.

Ginesta animó a los afectados por los cierres y las reducciones de aforo a mirar el Diari Oficial de la Generalitat “calculadora en mano” para decidir qué les sale más a cuenta, si extender los ERTE que ya puedan tener activos, o cancelarlos y solicitar un expediente nuevo, por limitación de actividad o por impedimento. Estas dos últimas modalidades sí permitirían ahorrar parte de las cotizaciones a la seguridad social. Sin embargo, en el sector cunde el temor sobre cuántas de estas personas podrán volver a trabajar una vez acaben las restricciones laborales.

 



Aquest lloc web utilitza cookies, tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística sobre la seva navegació i mostrar-li publicitat relacionada amb les seves preferències, generada a partir de les seves pautes de navegació. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Més informació ACEPTAR
Aviso de cookies